una tragedia nacional, no sólo es la pérdida de vidas sino la afectación al patrimonio cultural

A tres años de aquellos hechos, la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y con la presencia de presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, participaron en un acto efectuado en la Parroquia de San Miguel en Jojutla, Morelos, para testimoniar los avances del Programa Nacional de Reconstrucción, en particular a lo que refiere al patrimonio histórico y religioso restaurado.

“Venimos a evaluar la reconstrucción de sitios históricos, de templos. Estamos avanzando a pesar de que estamos enfrentando dos crisis al mismo tiempo: la crisis sanitaria por la pandemia y la crisis económica que se precipitó con la pandemia. Me dio mucho gusto presenciar la reconstrucción de este sitio histórico, de este templo, que es un centro de convivencia de todo el pueblo y un lugar para el fortalecimiento de los valores, culturales, morales y espirituales”, indicó el presidente López Obrador.

Las afectaciones por los sismos de 2017 representaron para el INAH el desafío más grande en sus 81 años de vida. En ese sentido, Diego Prieto, director general del INAH, recordó que fueron 2,340 monumentos históricos y arqueológicos afectados en 11 estados del país, sobre todo templos, los cuales son lugares identitarios de los pueblos. De ellos, 442 sufrieron daños severos, 1,031 resultaron con daños moderados y 928 con daños menores.

A ello, hay que agregar las afectaciones a las imágenes, retablos, las esculturas y altares en más de 700 inmuebles. “Los daños entonces fueron muchos, pero también ha sido enorme el trabajo que se ha venido haciendo desde los días posteriores a los sismos.