Robots funcionan a niveles cada vez más sorprendentes

Un robot que pueda hacer poco más que un modelo de coche a control remoto tiene un rango limitado de aplicaciones. Pero pasar de una máquina automática a un robot autónomo hay un gran paso, casi revolucionario.

Los investigadores en robótica Mirko Kovac y Aslan Miriyev, que trabajan en el «Centro de Materiales y Tecnología de Robótica» de Empa en Dübendorf y en el «Laboratorio de Robótica Aérea» del Imperial College de Londres, están convencidos de que un componente decisivo puede hacer posible este paso evolutivo: la inteligencia artificial física, o PAI para abreviar. Solo cuando la inteligencia artificial de un «cerebro» digital se fusiona con un cuerpo inteligente, se pueden crear nuevos tipos de robots con propiedades comparables a las de los organismos vivos inteligentes. Ahora han publicado su concepto en la renombrada revista científica Nature Machine Intelligence.

Para desarrollar sistemas robóticos inteligentes y totalmente autónomos, los investigadores deben reconocer y utilizar las sinergias de diferentes disciplinas, como la ciencia de los materiales, la biología, la ingeniería mecánica, la química y la informática, según los científicos del Empa.