Reconocimiento facial una gran amenaza para los derechos humanos: Bacciarelli

La policía de Londres inicia el uso de cámaras de reconocimiento facial para seleccionar sospechosos de las multitudes en la calle en tiempo real, en un gran avance de la controvertida tecnología que genera preocupaciones sobre la vigilancia automatizada y la erosión de los derechos de privacidad.

El Servicio de Policía Metropolitana aseguró que después de una serie de juicios, las cámaras se pondrán a trabajar dentro de un mes en despliegues operativos de alrededor de 5-6 horas en posibles puntos críticos del crimen. Las ubicaciones se elegirían en función de la inteligencia, pero la policía no dijo dónde, la cantidad de lugares o cuántas cámaras se desplegarían.

La vigilancia de la policía británica es uno de los usos más agresivos del reconocimiento facial en las democracias ricas y plantea preguntas sobre cómo la tecnología estará en la vida cotidiana de las personas. Las autoridades y las empresas privadas tendrán el privilegio de usar el reconocimiento facial, pero grupos de derechos humanos dicen que amenaza las libertades civiles y representa una expansión de la vigilancia.

La decisión de usar la tecnología desafía las advertencias de grupos de derechos, legisladores y expertos independientes, explicó la investigadora de Amnistía Internacional Anna Bacciarelli.