“La noche es una serpiente”, las pasarelas que engalanaron el primer encuentro ORIGINAL

La Casa Miguel Alemán en el Complejo Cultural Los Pinos se llenó de diversidad, tradición y cosmovisión de las culturas originarias nacionales, con seis pasarelas de la primera edición de ORIGINAL, Encuentro de Arte Textil Mexicano, el cual se lleva a cabo del 18 al 21 de noviembre de 2020, reuniendo alrededor de 3 mil artesanos de 137 municipios de 32 entidades del país.

Identificadas con el nombre “La noche es una serpiente”, seis pasarelas mostraron un concepto gráfico, musical y poético que tuvo como protagonistas el trabajo de creadores de arte originario de diversas comunidades de Veracruz, Guerrero, Oaxaca, San Luis Potosí y Chihuahua, entre otros estados.

Escrita por el titular de la Dirección de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, el poeta nahua Mardonio Carballo Manuel, “La noche es una serpiente” se basa en la concepción indígena del movimiento cíclico, el tiempo y el cambio, utilizando como referencia el tránsito de la noche al día.

Se divide en seis capítulos: “La boca de la noche”, “La noche o el círculo”, “Medianoche o La mitad del círculo”, “El sueño”, “La cola de la noche” y “El cenit”, cada uno es un poema en prosa que aborda la transmutación de la noche en día, conjura las leyendas que se cuentan en algunas comunidades indígenas y apela a la energía sexual y creadora.

El montaje escénico corrió a cargo del director general del Centro Cultural Helénico, Antonio Zúñiga Chaparro, quien aprovechó recursos escénicos del teatro y el performance para dar vida a este proyecto multidisciplinario.

“El foco es la prenda y en este sentido esta pasarela es muy contundente, porque la prenda aquí es de una belleza inigualable. En la prenda misma, puede uno sentir el tiempo, la memoria, la tradición, el espíritu, el alma del inconsciente colectivo de todas esas regiones, de todas estas mentes de personas que están conectadas con la naturaleza y con el mundo. Conociendo la raíz, es posible identificarnos y apropiarnos de nuestra cultura”, afirma.

Cada capítulo ha sido interpretado en vivo por la actriz Mónica del Carmen y musicalizado por el compositor e improvisador vocal, Juan Pablo Villa, quien, en entrevista, comentó el proceso para musicalizar los desfiles: “empecé a imaginar la instrumentación, el carácter y el espíritu de cada una de las pasarelas basadas en el gran guion, perfectamente bien separado en seis momentos. Después pensé en la instrumentación… Convoqué a 12 músicos; trabajamos cada pieza distinta con la voz, los loopsbits y secuencias rítmicas, también, hay una clara línea de bajos en todas las composiciones que acompañan las pasarelas que cierran con un fandango”.

Además, el diseño visual de la pasarela “La noche es una serpiente” corrió a cargo del artista plástico Demián Flores (Juchitán de Zaragoza, Oaxaca); se trata de una gran serpiente que baja por las escaleras de la casa Miguel Alemán y cuyas fauces se abren al exterior de la residencia; ese camino siguen las y los modelos, entre quienes se encuentran personas de las disidencias sexuales y de género como trans, no binarias, muxes y drags.