INAH: profundos retos para la comprensión, recuperación, defensa, conservación del patrimonio cultural

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) celebra su 82 aniversario; son más de ocho décadas realizando su labor de investigación, conservación, protección y difusión del patrimonio cultural de orden prehistórico, antropológico, arqueológico e histórico de México; por ello, la Secretaría de Cultura del Gobierno de México extiende una felicitación y reitera el compromiso para que pueda cumplir con sus responsabilidades, las cuales son de suma importancia para el patrimonio cultural del país.  

“Quiero felicitar al Instituto Nacional de Antropología e Historia, una importantísima Institución como pocas en el mundo, que combina las tareas de investigación, conservación y restauración, con el cuidado y la protección de nuestro patrimonio histórico y arqueológico”, señaló Alejandra Frausto Guerrero, secretaria de Cultura del Gobierno de México. 

“Para la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, la labor del INAH es fundamental por la importancia en función del posicionamiento que en la vida cultural y, especialmente, dentro de las comunidades indígenas y las poblaciones menos favorecidas, ha logrado, por ello, existe un gran compromiso del Gobierno Federal y de la Secretaría de Cultura para seguir brindándole su apoyo”, agregó Frausto Guerrero. 

El director general del INAH, Diego Prieto Hernández, recordó que, desde su creación el 3 de febrero de 1939, durante el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río, el INAH ha acompañado por más de ocho décadas a la sociedad mexicana en sus transformaciones sociales, políticas, económicas y demográficas. 

“Todos estos cambios plantearon y plantean hoy en día, profundos retos para la comprensión, recuperación, defensa, conservación y el uso social del patrimonio cultural. El INAH es una institución creativa, resiliente y comprometida con los grandes problemas nacionales, buscando un balance entre su pasado y su presente, para trazar el futuro de su vida académica”. 

Pese a la coyuntura histórica que experimentamos a causa de la contingencia sanitaria, la Institución no ha dejado de estar presente en el debate sobre la protección de los recursos naturales y el patrimonio biocultural; en los planes de desarrollo social, económico, educativo y turístico del país, para fortalecer el conocimiento y cuidado de nuestro patrimonio y garantizar el reconocimiento de nuestra pluriculturalidad.  

En su 82 aniversario, y en el marco de las conmemoraciones de 2021, “Año de la Independencia y la Grandeza de México”, en el que se rememoran el quinto centenario de la caída de la ciudad capital de los mexicas, México-Tenochtitlan, y el bicentenario de la Consumación de la Independencia, el INAH “sigue siendo imprescindible en el fortalecimiento de la identidad nacional, la construcción de un sentido de pertenencia y el reconocimiento de un origen y una memoria compartidos. Asimismo, enfrenta un nuevo desafío en este siglo XXI: hacer valer la composición pluriétnica del país, sustentada en sus pueblos originarios, tal y como se asienta en la carta magna”, sostuvo su titular. 

El INAH es una de las instituciones con mayor presencia en el territorio nacional. Bajo su custodia están 194 zonas arqueológicas habilitadas para la visita pública, así como 162 museos metropolitanos, regionales, de sitio, locales y comunitarios, y seis de carácter nacional. Cuenta con 871 investigadores, de los cuales 202 están inscritos en el Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. 

El INAH no ha dejado de acompañar importantes obras de infraestructura como la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, en Tecámac, Estado de México, así como el proyecto Tren Maya, el cual conectará a los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. 

En el primer caso, el trabajo sistemático en el que asisten al menos 50 arqueólogos y personal de la Secretaría de la Defensa Nacional ha permitido recuperar los restos óseos de 300 mamuts —entre osamentas completas y semicompletas—, camellos, caballos, tigres diente de sable y perezosos gigantes, por mencionar algunas especies, que colocan a Santa Lucía como uno de los principales yacimientos de fauna pleistocénica de América Latina.  

En lo que respecta al acompañamiento de las obras del Tren Maya, las inspecciones a través de herramientas como la teledetección (LIDAR), recorridos de superficie y excavación en campo han llevado a la ubicación de alrededor de ocho mil vestigios arqueológicos, lo mismo estructuras prehispánicas cubiertas por la vegetación, que fragmentos de cerámica o piedra, en los mil 500 kilómetros que integran su ruta, por lo que, en algunos tramos —dependiendo de la importancia e integridad de los conjuntos arquitectónicos u otros contextos—, se ha requerido la modificación del trazo o llevar a cabo intervenciones de salvamento arqueológico. 

A la par, el INAH ha continuado las tareas permanentes de vigilancia y cuidado de sus recintos y colecciones; mantenimiento de inmuebles históricos y arqueológicos, así como de los acervos y bienes culturales bajo su cuidado. También, varios de sus proyectos han tenido que priorizar el trabajo de gabinete, recalendarizando la excavación, la temporada de campo, la publicación, el montaje museográfico o la estancia internacional, en la cuenta regresiva hacia una nueva normalidad. 

Las plataformas digitales han sido un recurso fundamental para continuar con sus actividades académicas, como congresos, coloquios, seminarios, diplomados y presentaciones editoriales, en su mayoría transmitidos por el canal INAH TV en YouTube, en sintonía con la campaña “Contigo en la distancia”, de la Secretaría de Cultura. En el último año, el INAH ha realizado aproximadamente mil 500 encuentros académicos en línea.