El futuro del software pasa por una red social para desarrolladores

GitHub, cuenta con más de 40 millones de usuarios y cuya cuarta parte se ha sumado a esta red en 2019. Es una plataforma que hace un año fue comprada por Microsoft por más de 7.500 millones de dólares.

Los investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) (España) han analizado cómo funciona este modelo de trabajo altruista, en el que participan desde multinacionales hasta desarrolladores a título personal mediante la creación código de programación, que puede ser aprovechado por cualquier usuario o, incluso, evolucionar gracias a los propios participantes. Los resultados del estudio se publican en la revista Scientific Reports.

Han estudiado 65 proyectos que corresponden a más de 28.000 desarrolladores. “GitHub es una plataforma para el desarrollo de software en abierto, que funciona como un repositorio público”, dijo María José Palazzi, investigadora del grupo Complex Systems (CoSIN3), del Internet Interdisciplinary Institute (IN3).

“Permite crear y compartir con su comunidad códigos de proyectos profesionales propios y también da la posibilidad a expertos, sean profesionales o aficionados, de contribuir en los códigos que ya figuran en la plataforma, haciendo cambios en ellos, validándolos, mejorando los existentes o introduciendo nuevos módulos”, aclaró Palazzi.

“Hay grandes empresas, como por ejemplo Facebook o Netflix, que realizan desarrollos en GitHub y cualquiera puede ver abiertamente cómo evolucionan sus proyectos e incluso, aunque la mayoría no se atreva, hacer aportaciones”, explicó Javier Cánovas, investigador del grupo Systems, Software and Models Research Lab (SOM Research Lab), también adscrito al IN3.