Celebra su 43 aniversario la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México celebra el 43 aniversario de la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas (DGCPIU), la cual ha trabajado de la mano con comunidades, pueblos, barrios y ciudades en favor de la vitalidad, preservación, fortalecimiento y difusión de la riqueza y diversidad cultural de México.

“México vive una transformación que pone a la cultura como uno de los ejes primordiales de acción. Bajo esa línea de trabajo, las acciones, proyectos y programas que ejecuta la DGCPIU resultan fundamentales porque tenemos un compromiso con las y los creadores tradicionales para reconocer la diversidad cultural que habita en cada rincón del país, en las comunidades más remotas y hasta las grandes urbes, para no dejar a nadie atrás y hacer visibles a los invisibles. Gracias a todas y todos los trabajadores de la DGCPIU que colaboran en este objetivo”, comentó la secretaria de Cultura del Gobierno de México, Alejandra Frausto Guerrero.

Durante el año 2020 y lo que va del 2021, el trabajo de la DGCPIU con las y los creadores, gestores, promotores e investigadores en el país no se ha detenido, aun en el confinamiento por la presencia de COVID-19, iniciativas en formatos digitales y virtuales han dado cuenta del entusiasmo de los portadores de la cultura de nuestro país por mantener vivas tradiciones y prácticas contenidas en la música, la literatura, la danza, la cocina y el arte popular, entre otras actividades cotidianas que ahora se llevan a cabo desde casa.

El 27 de febrero de 1978, el antropólogo Rodolfo Stavenhagen planteó la iniciativa de la creación de la Dirección General de Culturas Populares con el propósito de impulsar una política cultural que fortaleciera los procesos y expresiones de las culturas populares, indígenas y afromexicanas como parte sustantiva de la cultura nacional. Como su primer titular, Stavenhagen apostó por dinamizar el potencial de los grupos culturales a partir del ejercicio de sus recursos, cultura, desarrollo interior y el control de su patrimonio; 43 años después el trabajo continúa con el fin de enarbolar ese ideal.

En atención a las medidas sanitarias implementadas por la Secretaría de Salud federal por la contingencia sanitaria, el trabajo de campo con los grupos culturales se ha trasladado a entornos en los que prevalece la virtualidad. Un ejemplo de ello es el programa de contenidos digitales “Mecate. Transmitimos cultura”, aportación de la DGCPIU a la campaña “Contigo en la distancia” de la Secretaría de Cultura.